NOTICIAS
David Prieto Lorenzo, un Merlú pregonero en Valladolid
12 de Marzo de 2015

David Prieto Lorenzo, un Merlú pregonero en Valladolid
Entrevistamos a David Prieto Lorenzo, pregonero de la Semana Santa de Zamora en Valladolid y, ante todo, Merlú de la Congregación. Viviendo la Semana Santa con un fervor entre entusiasta y devoto, cuenta ya los días para comenzar su particular procesión global que le conduce por nueve de las Cofradías de Zamora. Un maratón que lleva con tanta implicación como la que tuvo cuando fue directivo de La Congregación.

David, ¿cómo acabas dando el Pregón en la Casa de Zamora de Valladolid? ¿De qué piensas hablar en él?
Unos conocidos que habían leído alguno de mis escritos me lo ofrecieron y acepté. Nada más enterarme, llamé a la Congregación para pedir una pareja de Merlús, quería que no solo lo escucharan de mis palabras, si no que lo vieran también. Pienso que el Merlú es una figura muy representativa de la Semana Santa de Zamora y que, aunque en cada ciudad de la zona de León, Zamora y Salamanca existe una figura que puede ser similar a esta (que avisa a los Cofrades para acudir a la carrera), son diferentes y la más representativa es el Merlú. Así pues, el 20 de marzo sonará el Merlú en Valladolid de dos maneras, una físicamente con su presencia allí y otra con las palabras que diré en el Pregón. Al principio no sabía muy bien de que hablar y tampoco quise leer ningún pregón, ni verlo por Internet, ni nada por el estilo, para no tener influencias ajenas. No quería que fuera similar a otros, quería que fuera diferente y que fuera desde el corazón y, para ello, lo único que haré será mirarme en el espejo y rebuscar en sentimientos que ya existen y ya está, así será.
¿Eres hermano de más Cofradías, además de la de Jesús Nazareno?
Pues si, soy hermano de nueve: Del Espíritu Santo, de la Tercera Caída, del Vía Crucis, de el Silencio, de la Esperanza, soy cargador de El Prendimiento de la Veracruz, soy Merlú de la Cofradía de Jesús Nazareno, del Santo Entierro, de Nuestra Madre y, un amigo hace muchos años, me apuntó a la Resurrección. Esta tradición puede que fuera no la entiendan, pero bueno, aquí tenemos una visión más global de la Semana Santa como un conjunto en el que participa toda la ciudad. Para mi La Congregación tiene algo especial que va unido al corazón, yo creo que la Semana Santa es pasión y tradición pero Jesús Nazareno es la que está unida al alma, si no está la Congregación no sientes que hay Semana Santa. Disfruto de todas la Hermandades y Cofradías pero es que esta nuestra es algo… aquí, en Zamora, se dice que "La Mañana es otra cosa, que la Mañana es la Mañana" y yo en el pregón intentaré explicar los motivos.
¿Qué sientes cuando rompen a tocar los tambores en la salida de la Madrugada?
Yo toqué los tambores desde los 10 años hasta los veintitantos, casi 30, así que lo viví en primer plano, fui protagonista al poder verlo y poder dar el golpe del tambor. Y era alucinante, era, es un sentimiento, no sé muy bien explicarlo, yo creo que la palabra es pasión. Unos vienen de cargar por la tarde, otros vienen de cantar el Yacente, otros vienen justo a Zamora ese día pero, escuchas los tambores y... ¡es que es impresionante! No solo es ese sentimiento en el momento de empezar la procesión, es también el calor humano cuando ves al Cinco de Copas salir de la iglesia de San Juan y enfilar la Plaza Mayor señalando el Crucero, escuchando a Thalberg. Creo que no hay lugar en el mundo en el que puedas estar en ese momento que no sea ese. Por trabajo, he tenido que faltar a la procesión en alguna ocasión -estando de guardia en algún pueblo o en alguna ambulancia-, y escuchas la marcha de Thalberg con el móvil o porque te llama algún amigo… No sé, te sientes muy lejos de casa, es duro, puede ser una bobada, porque la vida es otra cosa, pero es parte de los latidos de tu corazón. Al menos los míos, van con la música de la Congregación, puedes escuchar cualquier otra música pero escuchas a Thalberg y te sientes… te sientes atrapado.
En mi familia nadie es de ninguna Cofradía excepto mi tío, que es hermano de la Congregación -un número 200-, y que es el que me contaba en mi infancia historias de lo que hacían en la Madrugada y yo -cuando tuve la oportunidad-, quise ser parte de ello y así la viví desde pequeño. No quiero olvidar a mi abuela -que vivía en un pueblo-, y que me contaba historias de los años 40 cuando venían a ver la salida del "Cinco de Copas", fíjate, no existían muchas de las Cofradías de ahora y ya era una tradición venir a verlo.
David, háblame de las otras Cofradías zamoranas y de su mención en el Pregón
Quiero darle mucha importancia en el Pregón a las Cofradías "históricas", quiero darle mucha importancia de manera global porque todo es un conjunto pero quiero darle "a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César" en el sentido histórico. Si la Semana Santa de Zamora existe es porque en el año 1870, cuando Ramón Álvarez hacía los pasos que todos conocemos, solo había cinco Cofradías: la Veracruz, la Congregación, el Santo Entierro, Nuestra Madre y la Resurrección. Debemos asumir el valor artístico y humano de esta tres Cofradías (Congregación, Veracruz y Santo Entierro),  ya que gracias a ellas existe la Semana Santa en Zamora. Están las demás, por supuesto, son algo precioso con unas tradiciones maravillosas (ver a la Buena Muerte es un espectáculo o ver a la Hermandad de Penitencia o ver al Yacente es impresionante), pero en el pregón quiero también hablar de las raíces. Y las raíces son, cuando en el año 1700 por ejemplo, por un descampado subían unos congregantes -sin luces-, al mismo sitio al que se sube ahora, no había edificios, había solo un crucero en las Tres Cruces y subían vestidos igual que nosotros hoy en día, con un Nazareno delante y una Virgen de la Soledad detrás. Creo que es una historia que se debe de contar para que sepamos de donde venimos porque, si queremos saber a donde vamos, que yo lleve más a la Congregación, a la Veracruz o a el Santo Entierro en el corazón no le resta valor a las otras, lo que quiero es transmitir las raíces, la importancia y lo que hay que mimar a estas tres Cofradías grandes. 
Una vez puesto a hablar de las tres Cofradías, cada una tiene su momento en la pasión, la Congregación hay que reconocer que es la bomba de la pasión, pero las otras dos han llevado las tradiciones hasta hoy: la que menos tiene, tiene 373 años, y la Vera Cruz es del siglo XIII. Quiero ahondar en nuestras raíces, con todo el cariño y el mimo a las otras Cofradías que se han creado en este siglo (a las cuales pertenezco) y me siento parte perfectamente y disfruto de ellas.
¿Qué opinas sobre el elevado número de Semana Santas que han sido declaradas de Interés Turístico Internacional? ¿Y de las gestiones para declarar BIC y Patrimonio de la Humanidad a la de Zamora?
Lo cierto es que son unos títulos que los otorgan las Juntas de las Comunidades Autónomas o el Ministerio, no los otorgan Patrimonio Nacional o UNESCO. Bien, todo lo que sea esa promoción está bien, lo que pasa es que las primeras Semana Santas Internacionales (como fueron Zamora, Valladolid, Sevilla, Málaga o Cuenca), rompieron el molde y una tradición pasó a ser algo tangible para todos y ahora ese tipo de globalización, probablemente, lo que haya hecho es cambiar la mentalidad. No es malo, supongo que son buenos todos esos títulos, pero está claro que se viven las Semanas Santas de manera diferente en todas las ciudades. En Zamora, en Valladolid, en Cuenca, en Málaga o en Sevilla pueden tener la sensación como de haber bajado escalón en importancia. Hablando ya de Zamora el centro, el principio y el final es la Semana Santa, nos guste más o menos o tengamos nuestra vida estructurada de otra manera pero el día que haces balance del año y te acuerdas de las personas que faltan no es el 31 de diciembre, en Zamora es la madruga de Viernes Santo. Es la una buena idea que protegerá a esta Semana Santa en la tradición humana, en la artística y en la histórica.
Háblame de la Virgen de la Soledad, ¿qué te transmite a ti? ¿Y tu Merlú del alma?
La Virgen de la Soledad es la Madre, la Madre que tan bella va el Sábado Santo acompañada por toda la ciudad. Las hermanas tienen el gran privilegio de poder acompañarla y es maravilloso ver la fe que profesan en ella. Es la Virgen de Zamora, no es una afirmación hecha a la ligera, cuando a uno le pasa algo malo o necesita agradecer algo, antes o después, aunque vivas fuera, te acabas pasando por San Juan y la ves vestida de negro, de luto, de Sábado Santo… Debo decir, como es algo personal lo del pregón y no tengo que ser correcto políticamente, que yo la veo vestida de terciopelo negro y de oro en la madrugada del Viernes Santo (como la hizo Don Ramón Álvarez y para lo que la hizo), y me parece una estampa bellísima. Me parece que sus manos te quieren acariciar y, con la curva que hace el manto negro bordado de oro, tiene un empaque y un poder impresionante. Verla por la calle en la madrugada del Viernes Santo causa un respeto impresionante. Te podría hablar horas y horas de ese momento pero, fíjate, los otros diez pasos son joyas (voy delante de Redención y para mi es un auténtico orgullo), y las cosas que cuento las cuento desde un lugar privilegiado y por ello puedo transmitir a los demás lo que se siente desde dentro. Repito, es un privilegio y un orgullo representar a todas las Cofradías en el Pregón y, en este caso, a la Congregación con el Merlú.
Sobre mi amado Merlú, te contaré una historia preciosa que ilustra un poco tu pregunta: Fuimos a tocar el Merlú en el 2010 a un concierto de la Banda de Nacor Blanco y de la Banda de TTyCC de la Cofradía en el Teatro Alcázar. De corneta iba Miguelito Rodríguez Ufano y yo de.tambor. En esa mañana de domingo, el Presidente de la Cofradía nos mandó tocar por la calle de Alcalá para arriba. Tocamos en el teatro y acabamos tocando en la Cibeles, nos hacían muchísimas fotos y era impresionante, dábamos un respeto impresionante, nuestra túnica no era de oro pero impresionaba a los viandantes. En la misma puerta del teatro se acercó un señor muy mayor y me dijo "Hijo, me fui de Zamora en el año 38, yo era cargador de la Verónica y no había vuelto a ver el Merlú desde ese año y... ¿sigue bailando el cinco de copas antes de salir de San Juan?", y le dije que si. El señor se emocionó y lloró mucho, estaba con sus nietos y me dijo "Mi familia no sabe lo que es esto, pero yo era cargador de la Verónica y, fíjate, agradezco haber llegado hasta esta edad para volver a escuchar el Merlú". Esto tiene una parte de corazón que entre todos, los que somos cofrades de fila, los que tienen también el privilegio y el castigo de dirigirlas (porque las gestiones de las Cofradías son complicadísimas y te ocupan mucho tiempo familiar y personal), y el público, que el público de Zamora es… es Zamora la que recibe a su Semana Santa. Entre todos debemos mimar mucho nuestra Semana Santa porque tiene algo... la Semana Santa no es sólo ver al Cinco de Copas, es lo que representa cuando lo ves.

Lo miro cuando termina estas palabras y está sonriendo, cada una de sus palabras las ha ido pronunciando con una convicción absoluta, sabiendo que algunas no eran políticamente correctas, pero convencido de cada una de ellas. David, cortés y preocupado por su Cofradía del alma, vivirá el pregón del día 20 en Valladolid con toda la devoción de la que es capaz un hombre que desfila nueve veces cada Semana Santa por las calles empedradas de su Zamora.

 



Compartir en Facebook

ÁLBUM - FOTOGRAFÍAS