En el segundo día del quinario las reflexiones girarán entorno a Nuestra Señora de la Soledad, refugio de los pecadores, acompañada del coro de San Juan.
El sacerdote encargado será Don Jose Manuel Rubio, párroco de la Iglesia de San Ildefonso.